DIBUJOS - PERSONAJES, REFLEXIONES DETRÁS DE LA COPA

DE OLORES Y RECUERDOS

Inevitablemente, una persona sana, comienza a perder el sentido del olfato partir de los 70 años de edad.

Chefs, sommeliers, perfumistas estimulan más que otro profesionista, la memoria olfatoria

Texto y dibujo: Cindy Agustín.

La identificación de los aromas en un vino, el olor de la gasolina, el intenso aroma de un queso roquefort no tendría cabida sin el sentido del olfato; sentido que inevitablemente se va perdiendo con la edad. Por fortuna, el cerebro humano conserva la memoria olfatoria, y gracia a ello, recordamos olores que alguna vez percibimos cuando éramos niños, aromas que nos transportan a un sitio o un hecho en nuestra vida pasada.

Los olores son captados a través de la nariz, que mediante los sensores olfativos se transmite al cerebro y éste lo relaciona con el área de las emociones y la memoria; desafortunadamente el sentido del olfato se va perdiendo conforme envejecemos. Incluso, si hay pérdida temporal de este sentido, pondría en riesgo la vida al tener nula percepción olfatoria de olores peligrosos como el gas, por ejemplo.

El Dr. Salomon Weizel Haiat, coordinador de la Clínica para los Trastornos del Gusto y el Olfato del Centro Neurológico ABC comentó que una persona sana inevitablemente comienza a perder el sentido del olfato partir de los 70 años de edad; sin embargo, una persona puede reconocer el olor de ciertos alimentos o cosas gracias a la memoria olfatoria, que se almacena en el transcurso de la vida.

CAUSAS DE PÉRDIDA OLFATORIA

Además de la vejez y la contaminación ambiental, El Dr. Salomon Weizel Haiat enlista cinco principales causas de la pérdida olfatoria, las cuales son:

1..- Catarro común: Del 40 al 50% de los casos de personas que pierden temporalmente la capacidad olfatoria se debe a un catarro común. Aunque los enfermos creen que han perdido el sentido del gusto, lo que se pierde hasta en un 80% es la percepción del olor.

2.- Traumatismo craneoencefálico: El especialista comenta que si el golpe provocado en la cabeza es muy fuerte, la pérdida del sentido del olfato también es mayor.

3.- Enfermedad en la nariz: Inflamación de senos paranasales o sinusitis, alergias.

4.- Enfermedades neurodegenerativas: Alzheimer, Parkinson, Síndrome de Down.

5.- Tumores: “Tumor en base de cráneo, en nariz, en los paranasales, como los tratamientos para los tumores, radioterapia, quimioterapias o cirugías, que alteran el olfato”.

OLER MÁS Y MEJOR

Una buena noticia es que las células olfatorias se regeneran. “Estas neuronas sensoriales del sentido del gusto  […] tienen esta capacidad única para reemplazarse a sí mismas durante toda la vida. Nacemos, por así decirlo, con un colchón de 1 cm cuadrado en la base de nuestra nariz de este tejido olfatorio; células olfatorias que son diferentes al tejido respiratorio […] también están las células basales o germinales de las cuales van creciendo nuevas células”, comentó el especialista.

Chefs, sommeliers, perfumistas y químicos tienen el privilegio de estar “ejercitando” su olfato; pues en este caso, aunque con la avanzada edad se presenta el declive en la percepción de olores, el hecho de estar constantemente oliendo determinadas sustancias, especias y aromas distintos, beneficia y estimula la memoria olfatoria.

El Dr. Salomon Weizel Haiat confirma que a pesar de que la sensibilidad al umbral (el menor estímulo olfatorio que puede detectar la nariz humana) tanto en hombres como en mujeres es la misma; las mujeres califican mejor en pruebas olfatorias que los hombres, donde se experimenta con un mayor estímulo tanto en intensidad de olores, identificación de los mismos y memoria olfatoria.

ESTO ME HUELE BIEN

En el año 2012, Nicolás Carreras Salas Gaumont estrenó el documental argentino “El Camino del Vino”, donde aborda la pérdida del olfato y del gusto del sommelier uruguayo, Charlie Arturaola. Una comedia dramática donde el catador visita varias bodegas y viñedos con la intención de reencontrarse con el vino; una historia que se desarrolla entre la ficción y la realidad.

Ese mismo año en España, Ford lanzó al mercado la fragancia “Olor a nuevo” dirigida al área de autos usados, Ford Selección. Se fabricaron más de 2,500 botellas de este peculiar olor que fue impregnado tanto en la publicidad promocionada en espacios públicos como en cientos de autos usados.

Standard