VINOS MEXICANOS

NUEVOS VINOS MEXICANOS, ¿BUENOS Y BARATOS?

Enero 17, 2014

Cindy Agustín (Vinotips)

Alguna vez, estando en la Ciudad de México, el enólogo de Viña Cono Sur, Adolfo Hurtado, remarcaba que él –en particular- apreciaba la mineralidad en los vinos blancos; sin embargo, debido a la características de suelo en México, los tintos mexicanos también tienen –en algunas ocasiones- notas minerales (es decir, percibir en boca cierta pizarra, toba, grafito, sutil metal).

Pero qué sucede con los nuevos vinos mexicanos que están saliendo al mercado. La nota mineral que tanto elogian algunos y otros no lo aprecian en el vino tinto, se denota cada vez menos, ¿a caso tendrá que ver con una producción, que al ser menor está más controlada?

En una degustación informal sobre la Avenida Reforma de la Ciudad de México, un grupo de amigos decidieron comercializar vinos artesanales mexicanos, apoyarlos con la distribución y mercadotecnia. Crearon Proyecto 27 dirigido por Daniel Solano y César Margain.

Ahí fue donde probé los vinos Tolochos (50% Zinfandel y 30% Petit Sirah) y Flying Wine (100% Tempranillo) del agrónomo y enólogo, Thorsten Schocke. Lúneo (100% Mourvèdre) del enólogo Jorge Maciel; el vino Kimera (100% Barbera) del agrónomo Victor Moreno, quien ha trabajado en la producción de vinos con el enólogo Hugo

D´Acosta .

Y también probé un vino SiMon, que básicamente son experimentos de Hugo D´Acosta, que pretende realizar vinos de bajo costo, equilibrados y que puedan integrarse en los vinos para beberse todos los días. Lo más interesante de estos productos, es que son añadas (año de producción) que no volverás a beber, son “lotes únicos e irrepetibles”.

El siguiente en la lista es vino cuyo productor es el Arq. Wenceslao Martínez S.; actualmente el enólogo es Wences Jr., Wenceslao Martínez Payan. Vino Urbano Relieve 2006 (40% Merlot, 60% Cabernet Savignon). De este último destaca una nariz no común, con olores acetaldehídos pero con ligeras notas a trufa, aromas terciarios presentes; un sabor agradable, ligera madera, fresco, taninos suaves y sí tiene nota mineral presente equilibrada.

Los vinos mencionados anteriormente, son vinos donde está presente la nota mineral sin ser la primera que resalta en boca, o bien, se conjuga casi imperceptible. En el caso de la bodega Relieve Vinícola que hace el vino Urbano, su producción oscila entre las 1,500 y 2000 cajas; pero en el caso de los vinos artesanales que promueve Proyecto 27, son lotes de muy pocas cajas. Como ejemplo, el vino Kimera, proyecto que inició en el 2008, produce  hasta 100 cajas, y no importa si la producción es menor.

Así mismo, estos nuevos caldos mexicanos que se están vendiendo tienen alguna relación con el enólogo Hugo D´Acosta, algunos enólogos han estudiado en la Escuelita o bien, son experimentos que el mismo D´Acosta da a conocer a viva voz para que cada vez sean más los que se unan al beber vino mexicano. La labor de convencimiento es ardua, tanto como lo es la obtención de uvas en el campo, pero ahí están los nuevos vinos mexicanos que están al alcance -de la ya casi anulada- clase media.

Más información: http://www.proyecto27.com/ http://www.relievevinicola.com

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s